Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 883

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 889

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 1205

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 2034

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3116

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3694

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3770

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3790
APAS | Agencia Periodística de América del Sur | Contra la historia escrita por los que ganan: Dos argentinos que revisan el pasado que los parió
Ir a la Web

Ir a la Web Ir a la Web Ir a Tapa


| Ciudad de La Plata, Argentina
Cultura y Educación
Contra la historia escrita por los que ganan
Dos argentinos que revisan el pasado que los parió
Osvaldo Bayer y Felipe Pigna proponen analizar la historia argentina y latinoamericana, para que cada personaje y proceso de lucha tengan la responsabilidad y la importancia que les corresponda.
Por Virginia Pirola | Desde La Plata, Argentina.
30|09|2004
Atiborrada de próceres, militares, matanzas e injusticias, la historia latinoamericana necesita de historiadores que permitan verla y conocerla desde otro punto de vista. Para dejar de lado la tradición hegemónica que cuenta la historia cronológicamente, como una seguidilla de acontecimientos, protagonizados por coroneles, generales o presidentes de turno, Osvaldo Bayer y Felipe Pigna han investigado lo que pasaba por debajo de esos hechos, y por eso hablan y cuentan la verdadera historia argentina.

El periodista y escritor Osvaldo Bayer, es reconocido por sus investigaciones sobre el movimiento obrero argentino a comienzos de siglo, y particularmente sobre el anarquismo. Sus estudios sobre las matanzas efectuadas por la presidencia radical de Hipólito Yrigoyen, durante la Semana Trágica, o La Patagonia Rebelde le mostraron al pueblo argentino la cantidad de trabajadores asesinados que tuvo Argentina: “¿cuantos muertos pagó el movimiento obrero por tener esas leyes?” se preguntó Bayer.

Su compromiso no fue sólo con la investigación de los hechos del pasado, sino que siempre estuvo al lado de los movimientos populares y de las organizaciones de derechos humanos, luchando por castigar a los culpables de los genocidios, con la palabra a los que ya murieron, y con la justicia a los que siguen vivos.

Las iniciativas de Bayer no descansan, y hay una que lo obsesiona: quitar los monumentos de Julio Argentino Roca existentes en todo el país. En este movimiento, que se junta cada dos jueves alrededor de la estatua del general Roca, quien realizó la matanza de indígenas en el sur argentino, emplazada en Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, también lo acompaña Felipe Pigna, un historiador más joven, que se convirtió en el “best seller” del último año gracias a su libro “Los Mitos de la Historia Argentina” y a su presencia en medios masivos nacionales.

“El general Roca mira hacia Casa de Gobierno, y mira fijamente: los que tienen el poder saben las cosas que hacen” dijo Osvaldo al comienzo de la charla que ambos historiadores brindaron en La Plata (Argentina), y contó que esta propuesta antiroquista tiene muchos enemigos. “El más grande que tenemos es el señor Mariano Grondona (periodista argentino), hombre de dictaduras, que el otro día dijo: Osvaldo Bayer dice que Roca era un genocida, pero si tenemos el país lleno de indios”, comentó Bayer y aclaró “menos mal que no dijo de bolitas o de perucas”, -dos términos argentinos utilizados despectivamente para denominar a los bolivianos y peruanos-.

Según Bayer, Grondona considera que los mapuches eran chilenos, y por eso dice que se “reconquistó territorio con la Conquista del Desierto”. Indignado, pero con la calma que lo caracteriza, el historiador refutó esta idea, señalando que “ decir que los mapuches son chilenos es una mentira del Ejército Argentino. Y no es verdad, porque los mapuches recorrían y vivían en las pampas argentinas y marchaban detrás de la Cordillera de los Andes (el límite natural que divide la frontera de Argentina con Chile), porque para ellos todo es territorio de la naturaleza”.

”Habría que ponerse de acuerdo sobre la frase `La Conquista del Desierto`, porque es absurda. Según el diccionario de la Real Academia el desierto es un lugar sin vida, entonces cómo se puede conquistar, vender la resistencia de algo, que es lo que quiere decir conquista, un lugar desierto. Para los hombres que rodeaban a Julio Argentino Roca, los habitantes originarios ni siquiera eran seres vivos. Había vida, hubo genocidio”, reflexionó Felipe Pigna, quien completó lo dicho sobre esta matanza indígena, con datos sobre la enorme corrupción de esa campaña militar liderada el general Roca.

Pigna sostuvo que “el argumento de muchos para defender la Conquista es que había que poblar la Patagonia (el sur argentino), pero lejos de poblarla, se despobló, y lejos de repartir las tierras de una manera parecida a la que decía la ley de Avellaneda, en 1875, que decía que iba a ser para los inmigrantes, se repartió entre las familias que ya eran terratenientes y que pensaron nada más que incrementar notablemente su fortuna”.

El asesinato indígena de la Patagonia es una forma de continuación de las prácticas llevadas a cabo por los conquistadores españoles en toda América. Por eso el festejo del “Día de la Raza”, el 12 de octubre, fecha en que arribaron los españoles a América, para Pigna es una “barbaridad” porque “estamos festejando la violación, el genocidio, el asesinato, el saqueo, y algo que últimamente esta muy de moda, que son los secuestros extorsivos, que fueron introducidos en América por los conquistadores españoles, con el secuestro y asesinato de los caciques Moctezuma y Atahualpa”.

El historiador Pigna aseguró que “hay un despertar y una vuelta al orgullo, tantas veces negado, de las culturas originarias. Pero todavía se sigue hablando de las culturas originarias en pasado; los manuales de historia siguen hablando de ellas en términos zoológicos”. Consideró que hay que aprovechar el 12 de octubre para conmemorar los pueblos originarios y no para recordar a un “comerciante aventurero y genocida como era Cristóbal Colón, que en una carta que le envía a la reina, cuenta que se ha encontrado con la gente más hermosa y maravillosa del mundo, que son buenos de toda bondad, y que pueden ser excelentes esclavos”.

La represión sufrida por los habitantes originarios de la tierra, luego fue padecida por los obreros de principio de siglo, primero por los anarquistas, los socialistas y comunistas, y luego por todos los que luchaban por sus derechos. Una frase que sintetiza esta situación la dijo a principios del siglo veinte el Coronel Ramón Falcón, “estamos pasando de los malones indios, a los malones rojos”. En 1902, también durante el gobierno de Roca, se aprobó la Ley de Residencia, cuyo objetivo era sacar a los obreros anarquistas y socialistas inmigrantes, que se encontraban en el país.

“El coronel Falcón dijo que ordenó la represión en 1909, aunque no había habido disturbios, porque los obreros no llevaban la bandera argentina, llevaban la bandera roja” explicó Bayer y dijo: “Hay que ser bruto; por eso tenemos monumentos, y calles en honor a estas personas (el coronel Falcón tiene la segunda calle más larga de Capital Federal) Pero los anarquistas tenían el derecho de matar al tirano, y le dieron apenas seis meses más a Falcón, hasta que un anarquista de 18 años lo hizo volar por el aire, y se acabó”.

Bayer es un hombre que ha estudiado estos procesos, pero que también los padeció en carne propia. Estuvo prohibido durante la última dictadura militar argentina (1976-1983) en la que se desparecieron 30 mil personas, y tuvo que irse del país. Su vida en Alemania le permitió un conocimiento de los juicios contra los militares nazis luego de la Segunda Guerra Mundial, y compara esas condenas de la sociedad alemana con lo sucedido con los militares argentinos luego de este gobierno de facto: “Alemania juzgó a los principales asesinos y culpables, y se modificaron las organizaciones de todo tipo para darle un caracter democrático y no autoritario. En Argentina, desgraciadamente, la dictadura no fue derrotada; fue derrotada por los ingleses en la guerra de Malvinas, y no por los argentinos. Después fueron reemplazados por políticos que siempre habían permitido las dictaduras. Ninguno de esos dos partidos (el peronismo y el radicalismo) le hicieron frente a la dictadura”.

Por eso Bayer considera que aquí “el pueblo aprendió poco” gracias a las sanciones de las leyes de Obediencia Debida y Punto Final que permitieron que sean juzgados, solamente, los miembros de la cúpula militar, durante la presidencia del radical Raúl Alfonsín.

“Yo se lo reproché a Federico Storani (político de la Unión Cívica Radical): `usted levantó la mano para aprobar las leyes, y él se puso dramático, mirando el horizonte y me dijo: sí, pero se me fue el alma, así que Storani es un hombre sin alma”, dictaminó irónicamente Osvaldo Bayer.

El broche de oro de la impunidad fue el indulto que el ex presidente Carlos Menem (peronista) les otorgó a los pocos condenados. “Se pasó a retiro 13 generales, es todo o que se hizo” aseguró Bayer, y con indignación comentó que “el general Videla, el máximo verdugo, está en su casa; el que dijo que `no están ni muertos ni vivos, están desaparecidos`. A veces se lo ve en el balcón de su casa, al lado de la iglesia castrense, escuchando cuando tocan las campanas”, dijo el veterano historiador.



Osvaldo Bayer: escritor, historiador, y periodista
Fuente: www.unicen.edu.ar
La investigación de Bayer sobre la matanza de peones en el sur: “La Patagonia Rebelde”
Fuente:www.oni.escuelas.edu.ar
El historiador Felipe Pigna, se hizo conocido por su participación en programas de radio y TV
Fuente: elhistoriador.com.ar
“Los Mitos de la Historia Argentina” el libro de Pigna, uno de los más vendido del año 2004
Fuente: elhistoriador.com.ar
Bayer: su lucha por la búsqueda de justicia no descansa.


info@prensamercosur.com.ar
APAS | Todos los derechos reservados
     
  © 2005-2011 Caberta&Rosa Studio
Acerca de este sitio web
www.caberta.com