Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 883

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 889

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 1205

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 2034

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3116

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3694

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3770

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /www/apasdigital.org/htdocs/includes/adodb/adodb.inc.php on line 3790
APAS | Agencia Periodística de América del Sur | Conflicto agrario en Brasil: El MST presiona por una pronta reforma agraria
Ir a la Web

Ir a la Web Ir a la Web Ir a Tapa


| Ciudad de La Plata, Argentina
Escenarios
Conflicto agrario en Brasil
El MST presiona por una pronta reforma agraria
El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil se moviliza para exigir al gobierno de Dilma Rousseff que se acelere el ritmo de la reforma agraria.
Por Gianni Pierobon | Desde la Redacción de APAS Mendoza
27|05|2012
El Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra de Brasil (MST) es aliado del gobernante Partido de los Trabajadores (PT) en Brasil. Apoyó las candidaturas de Luiz Inácio Lula da Silva y Dilma Rousseff para la presidencia del país por este partido. Sin embargo, es fraternidad estratégica no es sinónimo de desvirtuar o desconocer el conflicto como motor político.

Este movimiento se encuentra hoy interpelando al gobierno brasileño en la exigencia de profundización de la reforma agraria en ese país.

El MST es uno de los movimientos políticos y sociales más grande de Brasil y del continente americano. Agrupa a más de un millón de personas y tiene presencia en casi todos los estados de la República brasilera.

Surgió en la década de 1970 con la bandera de de lucha por la redistribución de las tierras y en oposición a la reforma agraria -regresiva- impulsada por el régimen militar entonces gobernante. En la actualidad, persevera como promotor de la reforma agraria y de la redistribución de las tierras en Brasil.

La reforma agraria en Brasil es un conflicto de larga data. Se remonta al año 1530, en el marco de la colonización portuguesa de la región. Más cerca en el tiempo, en 1970, el gobierno de facto creó el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA), con el objetivo de colonizar el Amazonas, más que de distribuir las tierras.

En 1985 se impulsó un nuevo Plan Nacional de Reforma Agraria, que no cumplió con las expectativas previstas, ocasionando la disolución del INCRA en 1987. Sin embargo, el organismo volvió a funcionar en 1989 por una decisión del Congreso. En 2000 se creó el Ministerio de Desarrollo Agrario con el objeto de trabajar de manera conjunta con el INCRA. De esta forma lo señala el portal en internet del organismo www.incra.gov.br.

De acuerdo a un artículo periodístico de junio de 2006 publicado en el diario Pagina 12, ya durante el gobierno de Lula, el MST reclamó fuertemente, tanto al primer mandatario como al INCRA, que se acelerara el proceso de expropiación de las tierras improductivas y el posterior traspaso de esas tierras a las familias de trabajadores sin tierra.

Durante la campaña presidencial de 2002, Lula da Silva prometió el asentamiento de 400.000 familias para sus cuatro años de mandato, como publicó el sitio de internet “Perspectiva Ciudadana” en 2003. Pero promediando su estadía en el cargo, la cantidad de familias asentadas no se acercaba a los números esperados, por lo cual el MST comenzó a manifestar, mediante protestas populares, su descontento al Presidente.

A pesar de estos conflictos, y en una muestra de fineza en la lectura política estratégica, el MST en su mayoría apoyó la candidatura de Da Silva para la reelección en 2006, e hizo lo mismo con la candidatura de Dilma Rousseff en 2010.

Ya asentada en el poder, la demanda fundamental del MST resurgió hacia la nueva mandataria. Tal como señaló el canal de noticias Telesur, el 16 de Abril se produjo una movilización del MST al ministerio de Desarrollo Agrario de Brasil con el objetivo de pedir una reunión con la Presidenta y exigirle la profundización de la reforma agraria en varias oportunidades prometida.

En comunicación vía internet con APAS, Marco Antônio Bonilha, ingeniero agrónomo brasilero e integrante del MST, expresó que “durante los dos gobiernos de Lula da Silva se asentaron en nuevas tierras, en total, según las cifras oficiales del INCRA, 614.088 familias. Estos datos son positivos pero en Brasil existen aproximadamente cuatro millones de familias sin tierra, por lo cual, si bien la cifra no es despreciable, es insuficiente”.

Por su parte “en el primer año de mandato de Dilma Rousseff se asentaron 22.021 familias, lo que significa el año de menor cantidad de asentamientos en los últimos dieciséis años”, remarcó Bonilha.

Estos datos, en relación al año 2011, desencadenaron el cambio de ministro de Desarrollo Agrario el 9 de marzo. La Presidenta reemplazó en el cargo a Alfonso Florence por el diputado del PT José Vargas. El flamante ministro sostuvo ante el periódico brasilero O Globo al asumir: "Ella (por Rousseff) quiere un aumento de la agricultura familiar y de la distribución del ingreso en el campo. Tenemos una agricultura familiar fuerte, pero hay bolsones de miseria y la gran meta es terminar con la miseria fortaleciendo la agricultura familiar".

Además estableció que "la reforma agraria es una preocupación del gobierno, pero no basta apenas con distribuir tierras, tenemos que distribuirlas donde haya condiciones de afincar, con patrones de calidad para las familias".

En relación a esto, la socióloga chilena Marta Harnecker sostiene, en su libro dedicado a analizar el MST de Brasil “Sin Tierra. Construyendo Movimiento Social”, que no basta con que el campesino conquiste la tierra sino que tiene que contar además, con las condiciones que le permitan trabajarla. Sin semillas, sin créditos, sin conocimientos técnicos que hagan posible aprovechar los adelantos de la revolución tecnológica, sin canales de comercialización para sus productos, la tierra se vuelve una pesadilla y acaba por ser vendida a precios bajísimos o simplemente abandonada.

“La decisión de cambiar de ministro significa que la Presidenta reconoce lo poco que se ha hecho en relación a la reforma agraria”, dijo al respecto Bonilha. Sin embargo “el gobierno prioriza el modelo agro-exportador, el llamado ‘agronegocio’, que se basa en los monocultivos de soja, algodón y otros productos destinados principalmente a la exportación”.

Según el último censo agrario realizado en Brasil por el Instituto Brasilero de Geografía y Estadística (IBGE) correspondiente al año 2006, se evidencia que en este país el 45 por ciento de las tierras cultivadas corresponden al 1 por ciento de los grandes propietarios. Por otra parte, casi la mitad de los productores del país posee el 2 por ciento de la tierra. Así mismo los establecimientos no familiares, a pesar de ser el 15,6 por ciento del total de los establecimientos existentes, ocupan el 75,7 por ciento de la tierra ocupada del país. Estos datos demuestran la concentración de la estructura agraria brasilera en manos de grandes estancieros y empresas transnacionales.

Al respecto, Bonilha remarcó que “en la mayoría de los casos las tierras que son otorgadas a las familias son públicas, es decir, el gobierno no enfrenta a los grandes latifundios de tierra”.

Estos grupos económicos que se ven favorecidos por poseer la mayor parte de las tierras cultivadas de Brasil, tienen en los grandes medios de comunicación y en representantes de partidos políticos de la oposición a los principales defensores de sus intereses.

Es el caso del ex-gobernador de San Pablo, José Serra, candidato a presidente de Brasil en el año 2010 por el Partido de la Social Democracia Brasilera (PSDB) quien perdió las elecciones frente a Rousseff. Este economista y político sostuvo en plena campaña presidencial de 2010 que el MST era una organización política sostenida por el dinero público y que tenía como pretexto la reforma agraria.

En Abril de 2010, en el canal de televisión brasilera SBT, sostuvo que “el MST vive del dinero del gobierno. Creo que la reforma agraria para el MST hoy es un pretexto. De hecho se trata de un movimiento político con objetivos políticos. No tienen mucho aprecio por la democracia representativa, y usa a la reforma agraria como pretexto”.

Así mismo en esa misma campaña, Dilma Rousseff acusó a Serra de querer acabar con el Ministerio de Desarrollo Agrario, responsable de la distribución de la tierra y de la gestión de los asentamientos de trabajadores. La actual presidenta, en ese momento candidata y en campaña, dijo, durante un acto en apoyo a su candidatura organizado por la Confederación Nacional de Trabajadores Agrícolas (CONTAG) en Julio de 2010, que “hay gente que propone, como mi oponente, por ejemplo, terminar con el Ministerio de Desarrollo Agrario, lo cual es absurdo, porque el Ministerio puso de manifiesto que nuestra política específica para nuestra agricultura familiar, para los pequeños productores, fue realizada para desarrollar esta agricultura familiar”.

Por otra parte el MST también ha sido atacado desde el multimedio “O Globo” de Brasil, uno de los monopolios de medios de comunicación más grande del mundo, opositor también al gobierno de Rousseff. Se ha criticado al movimiento desde el diario “O Globo”, más específicamente con uno de los periodistas más importantes del medio, Ricardo Noblat, quien desde su blog dentro de la edición digital del diario “O Globo” ha postulado que “la reforma agraria ya no es una prioridad para el MST”.

Continuó escribiendo que “su razón existencial (la del MST) se convirtió en la lucha en sí. La corriente MST no admite que la gente piense diferente a ellos, peor aún, imaginan que eso sucede por odio.”

El mismo periodista publicó un editorial en su sección dentro del diario O Globo, en enero pasado, felicitando la revisión de la reforma agraria por parte del gobierno brasilero y remarcando “que se tornó de poca importancia” la misma. Sostenía que “la reforma agraria solo permanece en la agenda, más por la presión de grupos políticos organizados que por desprendimiento de una contingencia de la realidad”.

Noblat postuló que la reforma agraria ya no tenía importancia debido a que fue “el avance del capitalismo en el campo brasileño fue lo que hizo aquello que mucho discurso ideológico, de izquierda y derecha, prometió y no cumplió: generó renta, empleos, redistribución de tierras y, en la práctica, acabó con el ‘latifundio improductivo’”.

Continuó diciendo en el artículo que “esta situación se evidencia en el hecho de que cada vez se le hace más difícil al MST reunir masas entre agricultores y este recurre a enlistar como ‘sin tierra’ al ‘lumpesinato’ de pequeñas y medianas ciudades del interior.” Además remarca que “una gran cantidad de los lotes adquiridos por los trabajadores son posteriormente vendidos u abandonados y los asentamientos favorecen a la deforestación del amazonas ya que los colonos mal ubicados y sin apoyo para el cultivo, talan arboles para vender madera”.

Concluye el escrito diciendo que son los sectores políticos aliados al gobierno quienes presionan para la concreción real de la reforma agraria. “Buscan en realidad tener libre acceso a la tesorería en nombre de la reforma agraria” y que esto es a lo que se enfrenta el gobierno.

En relación al tratamiento que hace la prensa del tema y las opiniones que vierte sobre el MST, Bonilha subraya que “los grandes medios de comunicación de Brasil obstaculizan la reforma agraria, sólo se centran en criticar los métodos de lucha del movimiento y tratan de dirigir la opinión pública hacia el rechazo de los métodos y del movimiento”.

Divide y reinarás, vuelve a ser la frase más representativa de la derecha mediático-política.

Los métodos que se le cuestionan al MST consisten en la ocupación de grandes aéreas improductivas, Harnecker en su libro sobre el MST, sostiene que la ocupación de tierras ha demostrado ser el más eficaz instrumento de lucha por la tierra en Brasil. Otras formas de lucha son; en caso de que la ocupación no de resultados relativamente rápidos, se procede a la instalación de campamentos en el lugar, conjuntamente a estos campamentos se realizan también huelgas de hambre, marchas, ocupación de espacios públicos, como por ejemplo el Ministerio de Desarrollo Agrario, entre otros modos de protesta.

Tanto este análisis del conflicto por parte del diario O Globo como las opiniones de José Serra sobre el MST, evidencian en realidad la intención de estos sectores económicos y políticos brasileros de deslegitimar la lucha de los movimientos sociales y políticos por la distribución de la tierra. Buscan atacar a estos actores poniendo en duda cuáles son sus verdaderos intereses, con el fin último de que los sectores de la oligarquía brasilera no pierdan sus intereses y largas extensiones de tierra, y retrasar la reforma agraria.

En síntesis, la gestión del PT desde Lula hasta hoy tiene saldo positivo en la reducción considerable de la pobreza y la miseria. Ha fomentando la industria regional y el comercio interior y exterior, al punto de posicionar a Brasil como la sexta economía del mundo, superando a Gran Bretaña, según los datos recientes del Centro de Investigaciones en Economía y Negocios (CEBR) ubicado en Londres. La necesidad de la reforma agraria no invalida ese procso, aunque viene a profundizarlo. Según Bonilha, constituye un gran impulso productivo, genera renta, aumenta la producción de alimentos y acelera considerablemente la economía.


info@prensamercosur.com.ar
APAS | Todos los derechos reservados
     
  © 2005-2011 Caberta&Rosa Studio
Acerca de este sitio web
www.caberta.com