La dignidad de Abya Yala –

Browse By

Cumbre Continental de Pueblos Indígenas

Después de tres días de discusiones, se llegó a un documento en el que, principalmente, se reivindica el derecho a sus tierras y la autodeterminación de sus pueblos.

Cuando el sol del mediodía del sábado dejaba atrás las nubes y lloviznas que habían salpicado los tres días de encuentro, la playa marplatense fue escenario de la ceremonia de despedida de los pueblos originarios. Cerraba así la Cumbre Continental de Pueblos y Organizaciones Indígenas que se realizó entre el 2 y el 4 de noviembre en el marco de la III Cumbre de los Pueblos.

Aproximadamente 200 delegados de toda Abya Yala (América) se reunieron para compartir y debatir sus problemáticas, con el objetivo final de redactar un documento en el que se viera reflejada su postura. Después de largas discusiones, que muchas veces seguían hasta altas horas en el hotel Almirante Brown, donde la mayoría de ellos estaban alojados, se llegó a una declaración conjunta que focaliza, principalmente, en el derecho a sus tierras y la autodeterminación de sus pueblos.

“Ha sido una experiencia muy grande, muy linda, que nos une a los hermanos frente a todo lo malo que está pasando en el mundo, que nos acerca a los no-indígenas también” decía a APM Santos Mamani, delegado de la comunidad Kilme.

En la ceremonia frente al mar, se repitieron los puntos centrales que se habían acordado en la declaración “Queremos sociedades con pluralidad de pueblos, respeto entre los hermanos indígenas y no-indigenas, un movimiento multicultural que cambie está sociedad injusta y agresiva y que no permita que estos gobiernos vengan a intrometerse en nuestras vidas mientras se quedan en hoteles de grandes lujos que pagamos nosotros”.

Hacia el final, se entregó el “bastón de coordinación de los pueblos indígenas del continente” a uno de los delegados kollas de Humahuaca y se combinaron palabras de los delegados con un rito en el que se enterró el documento en la arena y se lo encomendó a los espíritus y a las fuerzas del cosmos. Además, de parte de todos los delegados hubo un gran agradecimiento para los organizadores del evento, principalmente a la Comisión de Juristas Indígenas de la República de Argentina (CJIRA) y a la Coordinación de Organizaciones Mapuches de Argentina (COMA).

Esta despedida, como lo había sido la ceremonia de apertura el primer día de la cumbre por la madrugada, fue una fiesta. Las discusiones políticas y los intercambios de opiniones nunca significaron que la cordialidad y un espíritu de hermandad se dejaran de lado. Cada una de las jornadas concluía con música y bailes de los pueblos que participaban en el evento.

Al festejo de las sintonías que pudieron lograr entre ellos, se sumó la alegría por el compromiso que expresó el presidente venezolano Hugo Chávez de ingresar sus peticiones en el debate que llevaban adelante los presidentes del continente. “Blanca Chancoso (delegada de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador -CONAIE-), la saludo a ella y a lo que representa, a la dignidad de los pueblos indígenas de este continente, agradezco sus palabras y además Blanca me ha entregado una copia de las conclusiones y las resoluciones de esta maravillosa III Cumbre de los pueblos, me llevo esas conclusiones, resoluciones de los pueblos, para difundirlas, y no sólo para difundirlas sino para luchar por ellas, para hacer realidad los sueños de tantos y de tanto tiempo y de tanta gente”, dijo Chávez.

“Además a lo mejor cuando me toque hablar allá en la otra cumbre, la que se va a inaugurar a las cuatro de la tarde, me a servir de mucho, de inspiración, y le informaré a mis colegas presidentes que he recibido estas conclusiones; deberíamos sacar copias para repartirlas allá en aquella Cumbre de Presidentes y de Jefes de Gobierno para que todos estemos al tanto de las conclusiones y las resoluciones de nuestros pueblos”, dijo Chávez en el discurso que dio ante una multitud en el estadio mundialista, como cierre de la III Cumbre de los Pueblos.

Esta “contracumbre” de pueblos indígenas en Mar del Plata se erigió, así, como legítimo lugar de encuentro de los pueblos originarios pese a el carácter de “no oficial” del que los habían acusado los organizadores y participantes de la otra cumbre, la Cumbre Indígena en Buenos Aires, que redactó, la semana pasada, un documento para ser entregado a la Cumbre de las Américas. Este encuentro se había caracterizado por el uso de términos típicos de la economía occidental y los halagos a los organismos de crédito internacionales.

De hecho hubo personas que se habían presentado en esa cumbre como delegadas de organizaciones de pueblos originarios y no lo eran. Fue el caso de Patricio Morales que participó como delegado de la CONAIE y había dicho a APM “nosotros solo vamos a eventos oficiales”. En realidad, la única delegada por esa organización es Blanca Chancoso que cuando conoció el hecho se comprometió a denunciar a este individuo que tomó el nombre de la organización indígena ecuatoriana para participar de un cónclave oficialista y bancomundialista.